Una de las características que definen el Proyecto Salamanca es que se trata de un proyecto a largo plazo basado en la minería de transferencia. Estamos ligados al desarrollo del medio donde trabajamos y somos plenamente conscientes del papel que nos corresponde en nuestro entorno.

Por eso, apostando siempre por una minería responsable y sostenible que respete el medio ambiente, empleamos la técnica de la minería de transferencia, que es sin duda la mejor forma de asegurar la máxima recuperación de la tierra tras la mina y aumentar su valor ecológico.

¿En qué consiste la minería de transferencia?

La minería de transferencia se basa en excavar el hueco minero en fases, en vez de hacerlo de una sola vez (como ocurre con la minería convencional). Esto nos permite rellenar los huecos después de cada fase a medida que avanza el proceso, devolviendo la tierra vegetal a su lugar de origen y consiguiendo potenciar al máximo su capacidad de restauración.

Mientras que en la minería tradicional la tierra queda inactiva hasta el final de la vida de la mina, la minería de transferencia la restaura durante el propio proceso, evitando así alterar su calidad.

Con esta crucial medida estamos consiguiendo minimizar el impacto ambiental, llevando a cabo una minería sostenible bajo los estándares más altos de calidad en este ámbito y que, al finalizar la actividad, dejará el territorio como estaba o en mejores condiciones medioambientales.

Si quieres saber más acerca de nuestros métodos para fomentar una minería sostenible, escucha la opinión de nuestros empleados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor navegación, mostrándole un contenido adecuado a sus intereses. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies