Dentro de la organización de la empresa, la Asesoría Jurídica es el servicio encargado de monitorizar que toda la actividad desarrollada por la empresa se ejecuta de acuerdo no solo con la normativa en cada caso de aplicación, sino también con estricta observación de los códigos éticos y de conducta y de las políticas y exigentes estándares de actuación que la propia empresa se ha impuesto en pro de la excelencia.

Se da por entendido que la Asesoría Jurídica es fundamentalmente el órgano encargado de resolver consultas;  desarrollar procedimientos administrativos; redactar todo tipo de documentos jurídicos; o de  gestionar y resolver conflictos, reclamaciones o litigios. Pero más cierto es que nuestra actividad diaria está  centrada principalmente en el control y prevención de desviaciones que puedan derivar en cualquier tipo de infracción legal y, eventualmente, en la exigencia de responsabilidades a la empresa. A este respecto, nos sentimos satisfechos que, tras diez años de actividad, la empresa no haya tenido que responder en ningún caso por infracción legal alguna, ni haya sido objeto de sanciones de ningún tipo.

Dicho control se articula fundamentalmente a través de dos líneas de actuación. El seguimiento del cumplimiento de los requisitos legales y de los procedimientos internos mediante el registro de toda la actividad empresarial; y la realización de auditorías internas. Respecto a este último aspecto, la Asesoría Jurídica dirige el Comité de Auditoría Interna cuyo objeto, inicialmente focalizado en la revisión de los Sistemas de Gestión Ambiental y de Gestión Minera Sostenible implantados en la empresa, viene extendiéndose paulatinamente a la verificación del correcto desempeño de su actividad por todos los departamentos, habiendo incorporado al Comité personal procedente de cada una de dichas áreas. En esa misma línea, igualmente importantes son las funciones de control desempeñadas en el seno del modelo de prevención de delitos instaurado en la empresa.

Esas actuaciones no resultarían eficaces si no existiera en la empresa una cultura de comunicación interna y trabajo en equipo tan arraigada como existe. Por ello, la Asesoría Interna participa, cuando no las promueve directamente, en reuniones con otros departamentos para el conocimiento y seguimiento de las actividades que en cada momento se llevan a cabo, con el fin de anticipar eventuales situaciones de conflicto y cooperar en el desarrollo ágil de la actividad empresarial, ya sea en la preparación y gestión de contratos;  en el aseguramiento del cumplimiento de nuestras obligaciones en plazo; o en la resolución inmediata de incidencias planteadas tanto a nivel interno de la empresa, como externo.

La Asesoría Jurídica, en definitiva, más que un departamento, es un soporte esencial para todos ellos, aún a veces desempeñando nuestra actividad en segundo plano o mirando desde la distancia. Y es que, como se dice de los árbitros, cuanto menos se habla de ellos o se hacen de notar, mejores son.

 

(En fotografía: Julio Crespo Tudela)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor navegación, mostrándole un contenido adecuado a sus intereses. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies