Salamanca, 19 de julio de 2017.

Tras la reunión de hoy organizada por Stop Uranio en Boada, Berkeley Minera desea manifestar lo siguiente:

La Compañía tiene el fuerte compromiso de ofrecer a sus empleados plenas garantías para proporcionarles un ambiente de trabajo seguro, y no tolerará ningún tipo de abuso a sus trabajadores, que cuentan con altos estándares de cualificación.

Nuestros 68 empleados, muchos de los cuales provenientes de Villavieja y Retortillo, se enfrentan a una posible pérdida de sus puestos de trabajo en el caso de que esta campaña para detener el proyecto tenga éxito.

Después de haber solicitado en reiteradas ocasiones a Jesús Cruz que cese en su idea de hacer declaraciones incorrectas, que engañan a la población y dañan la reputación de la compañía, Berkeley no ha tenido otra alternativa que tomar medidas para proteger a sus empleados y a aquellas personas que quieren ver los resultados tras la inversión realizada y los empleos creados.

La comunidad local también ha demostrado que ya no tolerará ciertas actuaciones. Hace unas semanas, los vecinos se reunieron en Retortillo para apoyar al concejal Eustaquio Martín Herrero, tras la amenaza de muerte que recibió, y para pedir que se pusieran fin a las amenazas a todas aquellas personas que apoyan la inversión y el desarrollo del proyecto.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor navegación, mostrándole un contenido adecuado a sus intereses. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies